Altagracia Salazar: «Quitar una botella para poner otra»