Claudio Caamaño a Jean Alain «Cógele cariño a la colchoneta, es mucho el tiempo que pasarás ahí»

Claudio Caamaño a Jean Alain «Cógele cariño a la colchoneta, es mucho el tiempo que pasarás ahí»

Algún día ahorcan blancos

por Claudio Caamaño Vélez

Era común escuchar la frase: “esto no lo cambia nadie”. La corrupción y la impunidad parecían un mal eterno.

Pero la sociedad dominicana, fruto de décadas de luchas de grupos más reducidos, despertó de manera enérgica. El pueblo sumiso se convirtió en un ejército combativo, con pancartas como armas, y consignas como gritos de guerra. Dejamos de lado nuestras diferencias y nos unimos en la lucha por un mejor país.

La corrupción y la impunidad son hermanas gemelas, que andan agarraditas de mano, y una alimenta a la otra. Quizás la corrupción sigue viva, mas no por mucho, pues se está muriendo la impunidad, y sin ella la corrupción no puede vivir. Sin impunidad los corruptos o se arreglan o se joden.

El clamor del pueblo, la determinación del Presidente y la designación de las personas indicadas, se conjugó para lograr lo que hasta hace poco parecía imposible.

Para muestra un botón: hace menos de un año Jean Alain Rodríguez era uno de los hombres más poderosos y prepotentes de República Dominicana, hoy es un preso más, en una de las cárceles que él mismo preparó. Ahí estará con las condiciones que diseñó para los demás.

Y lo peor no es estar preso. Mi padre estuvo preso, pero por patriota, no por corrupto y delincuente. Pero igual, vergüenza solo siente quien la tiene.

No es bueno alegrarnos de la desgracia ajena, pero eso se lo ganó bien ganado. Muchas veces se lo advertí públicamente. Ahora sólo puedo decirle: acostúmbrate y cógele cariño a la colchoneta, pues es mucho el tiempo que pasarás ahí.

Lee las otras versiones de la noticia en nuestra sección de Periódicos Dominicanos