Cómo reducir los contagios de COVID-19 durante cena de Nochebuena

Cómo reducir los contagios de COVID-19 durante cena de Nochebuena

Frente al Covid-19 no hay riesgo cero dicen las autoridades de salud, pero la suma de medidas preventivas puede reducir los contagios durante la cena de Nochebuena.

Por más medidas restrictivas que tomen los gobiernos, no hay nada que impida que la familia se reúna para celebrar las tradicionales fiestas de Navidad y Año Nuevo. La Organización Mundial de la Salud está consiente de ello y por eso publicó cinco recomendaciones para pasar las festividades.

La OMS advierte que habrá una tercera ola de contagios para los primeros meses del 2021 por varias razones: el invierno, la usuales aglomeraciones y reuniones familiares de diciembre y, por si fuera poco, la aparición de una nueva cepa o variante del virus en Inglaterra preocupa a la comunidad médica por su fácil transmisibilidad y tiene alerta a los países del mundo que han suspendido los vuelos desde y hacia ese país.

Sabiendo todo esto, tomar en cuenta las siguientes medidas para las reuniones son vitales.

  1. Uso de mascarillas
  2. Realizar los encuentros espacios exteriores
  3. Mantener la distancia física
  4. Limitar el tamaño del grupo y el tiempo de duración de la actividad en espacios interiores
  5. Suficiente ventilación

El aislamiento es la medida por excelencia. Evitar el contacto a toda consta con las personas. Difícil de llevar por varias razones, de igual forma, ¿quién quiere pasar solo la Navidad?

Pero, ¿cómo se propaga el coronavirus en un encuentro de este tipo?, ¿durante cuánto tiempo serán seguras las cenas de Navidad?

Una mesa y varias personas sentadas a su alrededor. Una de ellas es portadora del virus y no lo sabe. Todos disponen de varias herramientas que pueden evitar el masivo contagio (distanciamiento social, gel antibacterial y mascarilla) mientras que el tiempo de duración de la convivencia es clave. Si no utilizan bien el protocolo sanitario, todos los comensales terminarán contagiados.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), realizaron un modelo matemático que permite calcular el tiempo que pasa hasta que el comensal contagiado comienza a infectar al resto de las personas de la mesa.

Con base en este estudio, la aplicación desarrollada por Kasim Khan en colaboración con John W. M. Bush y Martin Z. Bazant permite conocer el tiempo máximo en el que un grupo puede permanecer sin generar un brote, es decir, sin que el coronavirus se expanda y contagia al resto de comensales de la mesa.

El portal El Periódico diseñó tres escenarios distintos con cuatro situaciones idénticas para tener un cálculo aproximado que nos permita conocer cómo hacer de los encuentros navideños espacios seguros.

La aplicación permite introducir distintas variables de espacio (metros cuadrados, altura, ventilación…) y comportamiento humano (uso de mascarilla, tono de la conversación, entre otros) para conocer en cuántos minutos podría comenzar el contagio, además del límite de personas que deberían permanecer en ese espacio para que evitar infecciones.

Los aerosoles, la clave del coronavirus

Actualmente, las autoridades consideran la transmisión mediante contacto, a través de las microgotas que las personas expulsan al hablar, toser o estornudar y, por último, por los aerosoles.

En un paralelismo poco científico, los aerosoles se diseminan por un espacio cerrado como el humo de un cigarrillo. Cuantos más fumadores, más humo. De este modo, cuantas más personas, más aerosoles y mayor riesgo de contagio.

Más medidas, menos riesgo

Una habitación de 25 metros cuadrados con una altura de 2,3 metros, emulando un salón cualquiera. En uno de los escenarios analizados el riesgo que implicaría una cena de cuatro personas en diferentes situaciones: si todos llevan mascarilla y las ventanas están abiertas, el tiempo en el que el espacio es seguro sería de tres horas. Sin embargo, si no utilizan mascarillas ni existe ventilación, en 17 minutos podrían contagiarse.

En el segundo escenario es el de seis personas. En este caso, si los seis utilizan mascarilla y tienen las ventanas abiertas tendrían hasta dos horas de tiempo antes de contagiarse. Si eliminan todas las barreras de protección, la contrarreloj es solo de 13 minutos. Si los seis comensales usan las mascarillas pero deciden cerrar las ventanas perderán mucho tiempo en el que estar protegidos y dejarán el cronómetro con solo 68 minutos de seguridad. Si los seis comensales de la cena de Nochebuena consideran que solo con abrir las ventanas se protegen del virus se equivocan: sin mascarillas pero con ventanas abiertas su tiempo es solo de 15 minutos.

Diez en la mesa

No obstante, si se decide llenar la mesa con el máximo de personas que permite la normativa anticovid, es decir 10, con mascarilla y ventilación, el tiempo de seguridad es de 66 minutos antes del contagio. Sin protección, en solo 9 minutos podrían estar contagiados, según este modelo matemático.

Con información de InfobaeEl Periódico y HOY

Lee las otras versiones de la noticia « Cómo reducir los contagios de COVID-19 durante cena de Nochebuena » en nuestra sección de Periódicos Dominicanos